Hemos abierto una cuenta para cubrir gastos: ES18 30350140391400030208

Difunde

   

para la solución al conflicto de los residuos

  • Iniciativas sociales   
  • Descargar infograma   
  • GURASOS Presentación – formato PREZI

¿Quienes somos?

Somos padres, madres, abuelos, abuelas, tíos, tías como vosotros. Estamos preocupados por las consecuencias que la incineradora que está previsto se construya en Zubieta pueda tener en nuestra salud y especialmente, en la de nuestros hijos e hijas. GuraSOS ha surgido del trabajo común de personas provenientes de distintos ámbitos e ideologías y quiere ser, en un futuro, el punto de encuentro de todos y todas. Lo que nos une, por encima de todas las diferencias, es el deseo de proteger a nuestros jóvenes, niños y niñas.


¿Qué nos preocupa?

Partimos de una realidad irrefutable. Nadie quiere que la incineradora se construya en su pueblo o en su ciudad. ¿Por qué?

Nuestra preocupación está justificada. Lo que subyace en la negativa a tener una incineradora en el pueblo o ciudad en la que uno vive es un reconocimiento implícito de que existe algún tipo de riesgo para la SALUD. Esta afirmación está basada en dos argumentos fundamentales:

1) El estudio epidemiológico que las autoridades de Gipuzkoa han suscrito con Biodonosti. La necesidad de dicho estudio prueba que nos enfrentamos a un PELIGRO real, y nos van a utilizar a nosotros y a nuestros hijos para medir el impacto que va a tener en la salud humana.

2) El reconocimiento por parte del Gobierno Vasco de un “área de influencia” de 30 km. de diámetro, tal y como se determina en el estudio de dispersión atmosférica indicado en la “Declaración de Impacto Ambiental” de la planta incineradora. En este campo de influencia se encuentran 200 centros de enseñanza. Entre ellos, el de muchos de vosotros. Además de estos centros de enseñanza, el complejo hospitalario de Donostia y el Oncológico también se encuentra en su “área de influencia”. En este campo de influencia se encuentran más de 200 centros de enseñanza. 

Por otra parte, nos asustan los datos y conclusiones que ha hecho públicos el GEIS (Grupo de Estudios sobre Incineración y Salud); entre estas conclusiones, se afirma la relación entre la incineradora y el cáncer. Los médicos lo tienen claro: los fetos, los niños/niñas, los jóvenes son, junto con los enfermos y las personas de la tercera edad, los que sufren notoriamente las consecuencias y los efectos de las incineradoras.

El silencio nos preocupa. Nos preocupa la falta de debate y de información sobre las consecuencias en la salud de este tipo de infraestructuras.


¿Qué proponemos?

No aceptamos que se ponga en peligro la salud de nuestros jóvenes, niños y niñas, ni tampoco que tengan que crecer en un ambiente de crispación social derivado del conflicto de la gestión de residuos. Por ello pedimos que se replantee el plan de gestión de residuos y que se realice un proceso de deliberación participativa entre todos y todas, para salir de un escenario de conflictividad y división social y política y alcanzar un acuerdo y una solución consensuada.

La Diputación Foral de Gipuzkoa anunció un proceso de participación del nuevo plan de gestión de residuos (PIGRUG 2017-2030) a celebrar entre julio y diciembre de 2016. Se quedó en las palabras, ya que de momento no parecen dispuestos a abrir un debate sobre la cuestión. Pedimos que se abra ese proceso de participación y reivindicamos nuestro derecho, reconocido por los tratados internacionales, a PARTICIPAR DIRECTAMENTE EN LOS ASUNTOS PÚBLICOS (Política de gestión de residuos). 

Hemos hecho pública una hoja de ruta (se puede descargar desde esta web) para la solución del conflicto de la gestión de residuos, que estamos presentando a todos los agentes sociales, políticos y económicos.

Reivindicamos una SOLUCIÓN COMPARTIDA con PARTICIPACION CIUDADANA ACTIVA y el protagonismo de los EXPERTOS Y TÉCNICOS para que entre todos y todas acordemos la solución que mayores garantías ofrezca a la salud pública y el medio ambiente, mayores cotas de cohesión social alcance y a su vez, mejor se acomode a las políticas Europeas en la materia.